FANDOM



Los Pequeños Detectives es el sexto episodio de la séptima temporada. Es el 102do episodio de toda la serie.

Spoiler ¡Peligro de Spoiler! Este artículo tiene spoilers. Lee bajo tu propio riesgo.

SinopsisEditar

Los chicos juegan a ser detectives y realizan un buen trabajo resolviendo pequeños misterios locales. Tanto así que la policía los llama para felicitarlos y darles casos verdaderos y peligrosos.

TramaEditar

Stan, Kyle, Cartman y Kenny deciden jugar a los detectives y van alrededor de la ciudad para resolver crímenes "menores" por un dólar. En primer lugar investigan la desaparición de una tarta que estaba en la ventana de la casa de una pareja de edad avanzada. Después de examinar la escena del crimen, llegan a la conclusión (basada en ninguna evidencia en absoluto) que el marido planeaba asesinar y descuartizar a su esposa para tener el pastel sólo para él; sin embargo, antes de poder seguir adelante con el plan, el pastel ya había sido devorado por el perro, donde los muchachos lo encontraron. Horrorizada por las acusaciones escandalosas, la pareja se apresuró a sacarlos de la casa, pero no antes de darles el dólar que había prometido.

El siguiente caso de los chicos consiste en la recuperación de la muñeca robado una niña. Después de sospechar que Butters por ninguna razón en particular es el culpable, le piden una muestra de semen, hasta que reciben un aviso de que Bill y Fosse tienen la muñeca. Se las arreglan para recuperar la muñeca ellos, pero varios niños jugando a ser el FBI los interrumpen y los chicos se van a hacerse cargo de caso.

La recuperación de la muñeca pone a los niños a ser reconocidos en la Estación de Policía del Condado Park, y se los nombra Detectives de la Liga Menor. Sin embargo, no es sólo honorífico. El teniente Dawson, teniente del Condado Park, les da su primer caso que consiste en reventar un laboratorio de metanfetamina, algo que debería reservarse para los detectives reales. Como los chicos no saben lo que es un laboratorio de metanfetamina, Stan llama a la puerta del laboratorio y simplemente dice en voz alta, "Es la policía, abran". Los delincuentes abren fuego a los chicos, pero terminan matándose a sí mismos, destruyendo el laboratorio, y causando un gran daño a la propiedad en el área circundante.

Debido a este incidente, Dawson obliga a los chicos a tener más cuidado. Mientras tanto, otros detectives se burlan de los niños, y se les revela que muchos de los policías en la fuerza son corruptos. Los chicos son enviados a un club de striptease propiedad del líder de Colorado más grande en el cartel de la droga, que estaba detrás del original laboratorio de metanfetamina. Cuando llegan, un guardia les lleva al propietario. A medida que los miembros del cartel cuenta de que los chicos son policías, un intenso tiroteo se produce, aunque los chicos no tienen nada más que fingir que tienen armas.

Los policías aparecen para ayudar a los chicos, pero resulta que dos de ellos (llamados Murphy y Jenkins) estaban trabajando con el líder del cartel. Durante el tiroteo, que perjudica a Hopkins, el policía bueno que defendió a los chicos antes, más aunque más tarde sobrevive. Luego de matar al propietario cartel, para que juntos tengan todo el dinero, pero Murphy mata a Jenkins y luego se dirige a los chicos, anuncia que la única persona que no puede confiar es en él mismo, y se suicida.

Por último, los chicos se acreditan por Dawson por limpiar el departamento y les ofrecen puestos como detectives completos. Los chicos; sin embargo, encuentran la realidad más intensa que su juego, y deciden volver a jugar a la lavandería en su lugar. Butters después anuncia que finalmente fue capaz de producir una muestra de semen imaginando los senos de la mamá de Stan; sin embargo, debido a que los niños ya no están jugando al detective más, ya no quieren una muestra de semen, y por tanto, toda la prueba se olvida. Cartman; sin embargo, ofrece a Butters limpiar sus pantalones por $4,95.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.